Pais Vasco Frances

P1030099

9 de Mayo de 2013

Repentino viaje de Truffe y Tango al país vasco francés aprovechando del fin de semana largo. La primera parada fue Saint Jean Pie de Port, una pequeña ciudad en los pirineos. El camino hasta la ciudad fue mágico, entre montañas, bosques, pequeños riachuelos y rebaños de ovejas. Esta ciudadela ocupo en el pasado una posición militar estratégica para las tropas francesas frente a los conflictos permanentes entre España y Francia a comienzos del siglo XVII.P1030194

Luego de almorzar seguimos la ruta hacia Espelette, la ciudad de los pimientos y Aihnoa, un pueblo muy pintoresco y típico vasco con sus casas en colores rojo y blanco. En el camino nos cruzamos con peregrinos de todas partes de Europa que vienen a la region para emprender a pie el camino de Santiago de Compostela. Finalmente llegamos a Saint Jean de Luz, lugar donde instalamos campamento. Con Truffe, encontramos un camping a precio modesto y con una grandiosa vista al mar. Durante la noche, el canto del mar y el ruido de lluvia nos acompañaron envolviéndonos en una atmosfera llena de paz y tranquilidad.

P1030092

Al despertar, acomodamos todo y partimos de nuevo.  Esta vez nos tocaba recorrer la costa. Para comenzar visitamos la ciudad de Saint Jean de Luz donde hicimos una agradable caminata en la playa y la zona portuaria. Luego pasamos por Ciboure y llegamos hasta Socoa donde existe una antigua fortaleza construida por los franceses con el objetivo de protegerse frente al ataque de los españoles.

P1030140

En seguida, tomamos un camino al borde de los acantilados hasta llagar a Hendaye. Allí visitamos un poco la ciudad, les “deux gémeaux” y emprendimos ruta hacia nuestro último destino, el departamento frances de “Landes” luego de una visita veloz de la ciudad de Biarritz. Para el camino, nada mejor que un par de mates acompanados del tipico « Gateau Basque »!

El objetivo final de nuestro viaje era llegar hasta un camping naturista escondido en el medio del bosque cerca de un pequeño pueblo llamado “Vielle Saint Girons”. Con la ayuda del GPS y un poco de instinto llegamos al lugar deseado para vivir nuestra primera experiencia con el “Naturismo”…

Truffe & Tango

Publicités

Pura Vida!

14 de Febrero 2012:

DSCF3919

Primer destino de nuestro viaje, Costa Rica. Pequeño país centroamericano en donde vivimos durante 5 meses, reconocido mundialmente por no poseer fuerzas armadas y haber consagrado una gran parte de su territorio como reserva natural.  Sin embargo, en esta nota, intentaremos brindar algunos datos y anécdotas propios de los costarricenses, quizás menos conocidas internacionalmente. Para ello, hemos pensado en comenzar nuestro relato sobre Costa Rica con algunos desafíos y costumbres típicas a las que nos tuvimos adaptar si queríamos vivir como un verdadero “Tico”!

El primer desafío se nos presentó al tener que llegar desde el aeropuerto de San José hasta nuestro nuevo hogar. Desde Argentina, a través de páginas de internet, habíamos encontrado un alojamiento cerca de la Universidad de Costa Rica. El único problema es que no teníamos ninguna dirección precisa de nuestro alojamiento. Las únicas indicaciones que las propietarias nos habían dado para llegar a la residencia eran las siguientes: Cruz Roja de Guadalupe, 300 metros oeste y 150 metros al sur.

Al subirnos a un taxi en la salida del aeropuerto, nos apenaba no tener  un nombre y número de calle donde queríamos ir sino tan solo algunas referencias sin mucho sentido. Con Truffe, estábamos convencidos de que el taxista se burlaría de nosotros y nos tomaría por tontos. Sin embargo, al darle las indicaciones el conductor del taxi no pareció asombrado y en tan solo 30 minutos nos llevó a destino. Fue en este momento que conocimos una de las primeras particularidades del mundo de los Ticos: todas las direcciones son basadas en puntos de referencias que solo un nativo puede comprender. Por este motivo, las primeras semanas en Costa Rica fue indispensable la utilización de un taxi cada vez que debíamos llegar a algún sitio. Por ello, como consejo les recomendamos que si un dia deciden ir a Costa Rica, descarten la posibilidad de poder utilizar un mapa porque será completamente en vano y desperdiciaran dinero en comprar uno!

Segundo desafio para adaptarse a la cultura Tica, aprender el idioma! Para comenzar, es indispensable aprender la adecuada pronunciación del nombre del país, osea Costarrica, con una R al estilo inglés. Segundo, ampliación del vocabulario. Un “mae” es un amigo, un compañero, un chico y puede ser utilizado tanto en masculino como en femenino. Algunos adjetivos calificativos y expresiones muy utilizados en lenguaje tico son: ¡Diay, que le pasa!; ¡Esa vara!; ¡Que Tuanis! ; ¡Que chiva! ; ¡Que picha!, ¡Que despiche!, ¡Esta vaina!, etc. Además, si buscan un restaurante modesto deben preguntar por una Soda o si les cobran un Tucan significa 5000 colones. Finalmente, uno logro sentirse completamente costarricense el día que el saludo se convierte en un “PURA VIDA MAE”

En relación a la comida, nada mejor que un buen Gallo Pinto (arroz con frijoles) en las mañanas en forma de desayuno. Luego, al mediodía un rico Casado (arroz, frijol, plátano maduro y carne o pollo) y como colación de media tarde, en la Soda de la Universidad, unos ricos patacones con frijol molido y nata o unos chicharrones de cerdo. En la región caribeña es posible encontrar una versión particular del Gallo Pinto llamada  « Rice & Beans » elaborada con aceite de coco que es sin lugar a dudas deliciosa! Hay otros platos típico de Costa Rica como los tamales, sin embargo resaltamos solo aquellos que más han llamado nuestra atención!

DSC04963

Otra dato a tener en cuenta, es la increíble variedad de frutas y verduras que se encuentran en Costa Rica. Con Truffe adquirimos la costumbre de ir todos los sábados por la mañana a la feria de Guadalupe, donde se encuentran campesinos de todas las regiones del país que vienen a vender sus productos.  Entre nuestras compras preferidas estaban el mango y la Yuca, un tubérculo que preparábamos en forma de sopa o frito.

Finalmente, la bebida… Aquellos a quienes les gustas los jugos naturales, dado que es un país tropical es posible encontrar todo tipo de “Frescos” elaborados a base de frutas como la  papaya, la pina o la banana entre otras. Para los amantes del buen café, Costa Rica es el país indicado dado que cuenta con una producción de café de excelente calidad y este cultivo constituye una de las producciones agrícolas principales en materia de exportación. Para los fanáticos de las cervezas, las más conocidas son las rivales Imperial y Pilsen. Además, aquellos que les gusta la adrenalina y arriesgar sus vidas, pueden sin dudar probar el famoso “Guaro”, un alcohol capaz de aniquilarte el hígado! En lo personal, la experiencia de Tango con el guaro no fue de lo más agradable y termino de manera un poco trágica al lado de un excusado.

Por último, para salir de fiesta o simplemente tomarse un par de tragos, muchos jóvenes suelen ir a la célebre calle de “La Amargura”. Si bien es cierto que al llegar al país y pedir recomendación de lugares para salir a beber una cerveza, el nombre de la calle no resulta para nada atractivo, incluso hasta genera un poco de pánico, luego de conocerla se vuelva un manía frecuentar esta calle, sobre todo a la salida de la universidad con el cerebro quemado luego de horas de estudio.

Bueno, esto es todo por hoy acerca de la bella Costa Rica… Sin embargo, en poco les estaremos comentando un poco más sobre este país, sus hermosas playas, sus volcanes y la vida con su gente!

Truffe & Tango

Dedicado a nuestros queridos Ticos Majo, Anita y José Ricardo…

NICARAGUA, TIERRAS DE SANDINO Y RUBEN DARIO

Los últimos días de su estancia por Costa Rica, Truffe y Tango decidieron viajar unos días al vecino país de Nicaragua. En este viaje nos acompañó nuestra amiga Mariposa, una camarada mendocina que estaba de paseo por Costa Rica.

Nuestra primera estación fue Granada. El primer día recorrimos la ciudad a pie, apreciando su arquitectura colonial y la calidez de su gente. Llamaron principalmente nuestra atención, la Catedral de Granda, de estilo neoclásico y la fachada de las casas, en tonos amarillos, rosas, azules y verdes. Además, al caminar por la ciudad, era necesario tener cuidado con lo hombres  en carretas, quienes luego de casi atropellarte, te preguntaban si deseabas dar un paseo!

El segundo día, decidimos hacer una excursión en bote por las Isletas (más de 300 pequeñas islas) que se encuentran en el Gran Lago de Nicaragua, conocido por su gran extensión. Siendo uno de los más grandes en América Latina, muchos lo apodan como el “Mar dulce”. Durante el paseo, pudimos apreciar la inmensidad del lago y la flora y fauna que existe en algunas de las Isletas, siendo una de las que más nos sorprendió la Isla de los Monos. Sin embargo, muchas otras isletas han sido privatizas y se observan en ella residencias para turistas o casas de particulares.

El próximo destino fue la Isla de Ometepe, también ubicada en el Gran Lago de Nicaragua. Para llegar a la isla fue necesario tomar un bus desde Granada hasta la ciudad de Rivas. En el ómnibus, un antiguo coche escolar de los Estados Unidos, la situación fue bastante caótica. Al subirnos al bus, el “cobrador” nos obligó a poner nuestros bolsos en el porta equipaje, lo cual nos daba cierta inseguridad. Por esta razón, Tango, quien tenía el bolso más pequeño decidió llevarlo entre sus brazos. Sin embargo, el “Cobrador” se nos acercó nuevamente y de manera intimidante obligó a Tango a colocar la mochila en el lugar indicado. Al cabo de 30 minutos, el “Cobrador” junto con a su mochila, habían desaparecido…Sin embargo, hay quienes dicen que “No hay mal que por bien no venga” y este fue nuestro caso.

Al llegar a la ciudad de Rivas, sin mucho ánimo y un poco desconcertados por el robo de la mochila, tuvimos que tomar un ferry que nos llevaría a destino, la isla de Ometepe. El viaje solo duró una hora y al arribar comenzó nuestra búsqueda de Hostal y una comisaría para denunciar el hurto del que habíamos sido víctimas.

Fue en este momento, que nuestro viaje dio un giro rotundo, al conocer una hermosa Nica de 18 años, llamada Antonia (Toña para sus amigos). El encuentro se produjo en el bus que nos llevaba desde el puerto hasta el centro de la Isla, gracias a Mariposa que al estar sentada junto a ella, no dudo en conversar con esta niña para obtener consejos sobre aquello que podíamos hacer en Ometepe.

Desde el primer momento que hablamos con ella, su sonrisa y alegría nos cautivaron. Luego de ayudarnos a conseguir una habitación para dormir a tan solo 1 euro por persona, nos ofreció conocer su casa y visitar su familia, unos campesinos de la isla, el día siguiente. Evidentemente,  no hesitamos en decir que sí.

El albergue donde nos quedamos fue toda una hazaña. Dormimos los tres en la misma habitación. Laura, quien dormía en un colchón en el suelo, fue severamente atacada por un ejército de pulgas. La higiene de lugar era prácticamente inexistente y el baño ni siquiera tenía una puerta que lo separara del cuarto donde dormíamos, lo cual no era muy práctico en términos de intimidad sanitaria!  Además, al precio de 1 euro por noche, creemos que el sitio donde dormíamos brindaba otro tipo de servicios, más del tipo de albergues transitorios.

La mañana siguiente, nos levantamos temprano y emprendimos camino hacia el hogar de Toña. Al llegar, nos recibió junto a toda su familia. Los Gonzales, resultaron ser bastante numerosos y en una pequeña casa con tan solo una cocina, un comedor y un cuarto (sin puertas ni ventanas) vivían padres, hijos y abuelos, sin olvidar los cerdos, los perros, los gatos y la cotorra.

Si bien esta familia era muy pobre en términos materiales y tenían carencias de todo tipo, la felicidad, la alegría y las sonrisas abundaban en este hogar! El día que llegamos, nos recibieron con un gran vaso de leche y unas masitas para comer. Luego, Toña junto a su padre, nos llevaron a recorrer Ometepe,  conocer uno de los volcanes que se encuentran en la isla y visitar las plantaciones de plátano, frijol y melones de la cooperativa donde trabajaba. El padre de Toña, quien se sentía avergonzado por ser analfabeto, nos cautivó durante la “excursión” con todos sus conocimientos sobre la naturaleza, el trabajo en la tierra y el funcionamiento de las cooperativas.

Al regresar, Luisa nos esperaba con un par de cocos y jugos de frutas para beber. Nos sentimos tan a gusto con la familia Gonzales, que decidimos no visitar los lugares “turísticos” de Ometepe y aprovechar nuestra estadía en la isla para convivir con esta familia y aprender más del mundo campesino de Nicaragua.

De esta manera, se transformó en rutina levantarse temprano, tipo 7 de la mañana, para ir al hogar de los González, ser recibidos con el vaso de leche y emprender, junto a ellos, sus actividades cotidianas. Sus vidas eran asombrosas y extremadamente laboriosas. Toña, se levantaba todos los días a las 4 de la mañana para hacerle la comida a su padre, antes que fuese a trabajar. Luisa, debido a la falta de espacio en la casa, dormía en la cama junto a dos de sus nietas. Para limpiar la ropa, las mujeres de la familia, llevaban en carretas bolsos llenos de prendas sucias que lavaban en el lago luego de fregar arduamente contra las rocas. Nosotros, por nuestra parte, ayudábamos en lo que podíamos, cocinando, lavando la ropa e incluso, Truffe, daba clases de inglés a Toña quien estaba en época de exámenes.

Al llegar el momento de decir Adiós y volver a Costa Rica, nuestros corazones dejaron una parte de ellos con la familia González. Su hospitalidad y bondad, tocaron nuestras almas. Pese a la pobreza que los afectaba, una injusticia que lamentablemente toca a millones de personas, nos recibieron con todo su amor sin esperar nada a cambio  y pusieron a nuestra disposición todos sus recursos, tiempo y alegría. Con ellos, aprendimos que frente a la avaricia y mezquindad de aquellos quienes más tienen, existe la generosidad y altruismo de los más necesitados.

Truffe & Tango

                  

LISBOA, A CIDADE DAS SETE COLINAS.

P1020004 Domingo 3 de Febrero de 2013

Para escapar un poco del frio invierno, decidimos ir a Lisboa en Portugal. Una hermosa capital europea con un clima mucho más agradable que el del resto de Europa, ideal para aquellos que no les gusta el frio. Durante toda la semana que estuvimos en la ciudad, el sol nos acompañó y la temperatura no bajo de los 10°, lo cual es genial comparado al frio húmedo de Bordeaux en el mes de Febrero.

Este viaje a Portugal fue nuestra primera experiencia “surfeando en Couchsurfing”, lo que nos permitió  alojarnos durante una semana en la casa de una pareja portuguesa que conocimos gracias a esa página de internet. Los portugueses que nos hospedaron fueron muy amables con nosotros y excelentes anfitriones!

Alexandra, que estaba en época de vacaciones, nos acompañó a recorrer la ciudad, nos habló sobre su país, la época de la dictadura de Salazar, la importancia de los “Descubrimientos” en la historia nacional, la situación política y económica actual, etc. Además, nos cocinó muchos platos típicos de Lisboa, como el “Bacalhau” (pescado característico de la cocina portuguesa, pero que paradoxalmente no se encuentra en el mar de Portugal ya que es un pez de aguas frías), unos platos a base de carne de cerdo  y un delicioso “bolo de cenoura com cobertura de chocolate”.

Por otro lado, Pedro nos ayudó a conocer mejor las bebidas de Portugal, sus excelentes vinos de Porto, el “Aguardente de Madeira” y la Ginja, un licor elaborado a base de cerezas (Truffe fue quien mas disfrutó degustando estas nuevas bebidas, desconocidas a su paladar). Además, el cuarto día de nuestra estadía en el país, nos llevaron a dar un paseo en auto. Durante el recorrido visitamos Sintra, una hermosa ciudad donde se encuentra un palacio de estilo romántico en la cima de una colina llamado “Palacio da Pena”. También fuimos a Cascais, una de las playas más lindas cerca de la ciudad de Lisboa, los acantilados de Boca del Infierno y “Cabo da Roca”, el punto más occidental de Europa. Lamentablemente, el tiempo no nos permitió visitar la “Quinta da Regaleira” y el castillo que se encuentra en la ciudad de Sintra.

En relación a la ciudad de Lisboa, ella nos pareció encantadora. Sus famosos eléctricos, los colores de las casas, las estrechas calles en piedra, las decoraciones en azulejos, la ropa tendida en las ventanas y los ancianos charlando con sus vecinos de enfrente sin salir de sus casas (de ventana a ventana, lo cual es posible porque las calles son muy angostas) hacen de esta capital europea, una ciudad muy pintoresca donde aún se conservan muchas tradiciones. Para aquellos que les gusta visitar los sitios más ancianos y la arquitectura de época, Alfama y Bairro Alto son los lugares indicados. Además, estos dos sitios, son de los pocos que resistieron al Terremoto de Lisboa de 1755 que destruyó gran parte de la ciudad (El Marqués de Pombal, fue el encargado de la reconstrucción).  Al perderse por las calles de estos dos barrios, uno experimenta la sensación de volver en el tiempo.

Otros lugar que visitamos y que creemos que vale la pena ver para todo aquel que vaya algún día a Lisboa, es el “Monasterio dos Jerónimos”, al lado del cual se consiguen los famosos “Pasteis de Belem”, el equivalente a “Pasteis de Nata”, pero más ricos y cuya receta nunca ha sido revelada y que fueron creados en el siglo XVIII por los monjes del monasterio. Además, muy cerca de este sitio se encuentran la Torre de Belem, en la desembocadura del río Tejo y el “Padrao dos Descobrimentos”, un monumento hecho en honor a los personajes más importantes de la historia de Portugal, que participaron en la era de los “Descubrimientos” (término que suscita criticas debido a que ya habían pueblos que habitaban en estas tierras antes de la llegad de los colonizadores). En esta zona pudimos ver el lugar tan importante que ocupa en la historia y la identidad del país, la época de los “descubrimientos”.

En relación al idioma, Truffe y Tango, (quienes estudian desde hace 6 meses el Portugués de Brasil) creían que sería mucho más fácil, sin embargo tuvo sus complicaciones, principalmente los primeros días, dado que la pronunciación de Portugal cambia mucho en relación al Portugués de Brasil (más cerrada y menos cantada). Sin embargo, luego de unos días con Alexandra y Pedro, el oído se acostumbró y fue posible tener largas e interesantes charlas con nuestros nuevos amigos.

El último día, al despedirnos de ellos, nos obsequiaron algunos libros en portugués con unas lindas dedicatorias. Por nuestra parte, también decidimos comprar algún libro de recuerdo. Lamentablemente, no conseguimos ninguno de Saramago, sin embargo compramos uno de Fernando Pessoa, un destacado escritor y poeta portugués de comienzos del siglo XX. De esta manera, pudimos llevarnos con nosotros una parte de Lisboa, a través del libro de un escritor portugués, en su lengua original, para conservar en nuestra biblioteca, como recuerdo de nuestra estancia en la Ciudad de las Siete Colinas.

Truffe & Tango

 Cascais                  Cabo de Roca

Génesis de Truffe & Tango

Cordillera de los Andes

14 de Febrero de 2011… Luego de decirle adiós a la tierra del Sol y del buen Vino,  y sin saber muy bien a donde ni por cuanto tiempo, Truffe y Tango emprendían este hermoso viaje, lleno de aventuras, (re) encuentros, despedidas, nostalgias y alegrías…

14 de Febrero de 2013…Decidimos comenzar a relatar nuestras experiencias en un blog, comentar un poco sobre los países visitados, recuerdos y anécdotas que conservamos y aquellas cosas que más nos impactaron de cada pueblo. De esta manera, queremos compartir con ustedes la historia de este viaje que aún no llega a su fin.

Truffe & Tango